MI IDENTIDAD

Actualizado: 6 dic 2018

¿ Quién soy ? Menuda pregunta .... La primera respuesta que viene a mí es lo que soy, soy mujer, soy madre, soy terapeuta, soy amiga, soy vecina, soy nadadora .... bien, eso es lo que soy, pero no responde a mi pregunta, ¿ quién soy ? Soy Amelia García López, también está bien, pero tampoco responde a mi pregunta.


La primera sensación me lleva siempre a definirme, a relatar todas aquellas facetas a través de las cuales me muestro en mi entorno y que me identifican, mujer, madre, terapeuta, vecina …., la segunda, mi nombre, concreta aún más esta identificación con una etiqueta individualizada para que pueda ser reconocida entre el resto de mujeres.


Hasta aquí puedo tomar conciencia de que siendo yo un Ser único, me comporto de forma diferente dependiendo del entorno en el que me muevo, podríamos decir que automáticamente cambio mi vestimenta para adecuarla al entorno en el que me desenvuelvo. La vestimenta podría asimilarse a un “personaje”, el personaje que adoptamos para relacionarnos con el mundo externo. Cada personaje tiene unas características emocionales e incluso físicas y de imagen concretas. Por ejemplo si miramos a Mireia observamos que la cantidad de paciencia que desarrolla en su personaje de madre es muy diferente al que tiene en su papel de ejecutiva o en el de amiga o vecina o deportista … etc., su imagen también cambia e incluso su postura corporal se modifica. Podríamos reconocer infinidad de características diferentes entre todos sus personajes y los aspectos particulares que conforman cada uno de ellos.


Llegados a este punto hace un tiempo comprendí que para saber en realidad “quien soy” había de despojarme, desnudarme, deshacerme de todos los personajes que representaba e ir a buscar mi esencia, la mía, la que se mantiene más allá de cualquier representación externa. En ese camino descubrí que SOY un Ser, un Alma que, aun siéndolo todo, tan solo aspiraba a ser reconocido para el mayor bien del propio personaje, me explico.


Yo hoy, aquí, en este instante presente, me reconozco como una chispa divina habitando un cuerpo físico en una dimensión física. Descubrirme y descubrir que hago aquí es el sentido de la vida, es un aprendizaje constante que continúa y continúa vida tras vida. Vine aquí a descubrirme a través de como decido vivir la vida tal cual se manifiesta en cada instante, y de mis decisiones aprendo, siento las repercusiones y vuelvo a decidir y así constantemente voy viviendo y co-creando la vida que decido vivir.


El entorno que me rodea es el espejo a través del cual puedo reconocerme a mí misma. En el contacto con las personas siento, la vida es un continuo contactar y retirarse para sentir, y en ese sentir tengo la posibilidad de descubrirme a mi misma, de tomar consciencia del Ser que soy. Son tantas las sensaciones, las emociones, los pensamientos que el aprendizaje es constante, cada persona, cada lugar, cada experiencia me aporta algo diferente a través de lo que comprenderme a mí misma.


Desde hace ya unos años mi enfoque es continuar descubriéndome y utilizar-me y utilizar mi entorno para saber más de mí. Es un hermoso trabajo, es plenitud cuando tomo consciencia de mis avances y dolor muchas veces en el proceso, cuando mi propia desnudez interna me lleva al reconocimiento de partes de mí que no quiero ver. Y a todo esto le llamo sentirme viva, sentir que me respeto y me honro por tomar el riesgo de reconocerme y amarme con todo lo bueno y lo no tan bueno sintiéndolo igualmente mío, es sentirme libre …..


11 octubre, reconocida y libre