top of page

La Inocencia del Amor

Dicen:


Busca un lugar en ti, busca un rincón donde aposentarte.  Busca un espacio en el que puedas aislarte de todo para únicamente ser tú.  No te hablo de un espacio físico, no te hablo de la organización externa, te hablo de ti.  Busca un rincón en ti donde puedas asentarte y escuchar, donde puedas escuchar … busca un lugar en ti, en tu Templo y siéntate a escuchar.  Cierra tus ojos y siéntate a escuchar.  Escucha tu movimiento interno, escucha todo lo que se mueve dentro de ti, escucha lo que acciona y lo que reacciona, siente y estate presente en ti.  


Estos momentos, los que estáis viviendo ahora son momentos en los que fácilmente os podéis dejar llevar por el ruido exterior, por todo lo que pasa.  


Hoy aquí lo que te explico, lo que te propongo, es que te ancles a ti, que sientas quien eres,  que sientas qué eres.  Esto no está reñido con lo externo, nunca te diré que te separes de lo externo, que te aisles y que hagas como si tan solo existieses sola o solo, no te hablo de esto.  El ruido externo está ahí fuera para ser visto, para ser escuchado.  El ruido externo es el que habéis creado entre toda la humanidad.  Ese es vuestro ruido, el que forma parte de vuestra vibración.  


Lo que te digo es que te vayas dentro de ti y que te asientes a escucharte.  Cuando tengas comprendida y anclada esta parte, entonces escucha el ruido externo, pero escúchalo como lo que es: un ruido externo. 


Tú ya Eres por ti misma, tú estás en tu proceso de transformación contigo misma y más allá de ti existe el ruido externo.  Si tú estás en ti, aunque sea trabajándote tú misma pero consigues estar en ti, en tu presencia, en tu esencia, viviéndote desde donde tú eres,  puedes ver y escuchar el ruido externo sin dejarte llevar.  


Aquí, escucha bien: ahora “aquí” es donde eres realmente útil, “aquí”, escucha bien: ahora es donde cumples lo que viniste a cumplir, “aquí” es donde puedes ser tú, manifestar tu divinidad y expandirla para que llegue hasta los confines más recónditos de este planeta.  ¿Comprendes? esa es la forma de actuar.  


Fuera existe el ruido, tú puedes verlo, puedes percibirlo, puedes sentirlo en ti.  Puedes incluso comprenderlo, analizarlo y puedes incluso tomar una posición simplemente para que llegue a ti una mejor comprensión.  Sin embargo, una vez hayas hecho este trabajo contigo vuelve dentro de ti, vuelve a sentarte en ti, vuelve a situarte en ti.  Y aquí trabaja desde tu magnanimidad interior, entonces trabaja desde tu neutralidad, entonces trabaja desde tu divinidad.  Observa todo lo que has recogido del exterior, obsérvalo y llévalo al corazón dulcemente, llévalo al corazón dulcemente, ámalo, ámalo profundamente, trabaja el amor en ti, trabaja el amor por lo que te rodea.  Trabaja tu amor compasivo y, desde esa conexión interna y profunda ábrete al mundo, así todos seréis cada vez más los soldados de este ejército, los soldados del ejército de la resonancia en la Luz, los Guerreros de la Luz, ¿comprendes ahora el significado? ¿comprendes ahora porque esos nombres?. 



Han habido tantos y tantos Guerreros de la Luz a lo largo de la historia, tantos y tantos como vosotros, que primero juzgaron y luego simplemente se situaron en la neutralidad de amar.  ¿Comprendéis ahora cuál es el camino? ahora tenéis múltiples experiencias a vuestro alrededor, ireis escuchando e informándoos de cómo va avanzando todo y está bien que así sea, que estéis al día de todas estas cuestiones, que sepais, que os informéis y para vosotros es vuestro gran momento realmente para dar un salto en vosotros mismos, es el mejor ejemplo que podríais utilizar, que podríais usar para trabajar un gran aspecto en vosotros mismos.    Además ese trabajo que al principio será incipiente, que al principio será poco a poco, que trabajará poco a poco con dudas, con malestar, con accesos incluso de ira, de sentir yo no quiero abrazar, yo no quiero amar, es injusto lo que está pasando, es doloroso lo que está pasando, fuera la gente se está haciendo mucho daño, se están matando entre ellos.  ¿Cómo me pides que los ame? ¿cómo me pides que ame a los dos bandos?  


Pero poco a poco tu corazón, tu Amor, irá evolucionando e irás comprendiendo y sintiendo el dolor tanto en unos como en otros, el maltrato, el abandono, el rechazo, el desinterés, el odio, el abuso …  Y desde aquí comprenderás desde lo más profundo de ti misma, de ti mismo que, lo único que se puede hacer para resolver tanto dolor y tanto miedo es AMAR.  


Y todo este dolor y todo este miedo están en todos los que se enfrentan un bando y el otro.  ¿Qué crees que puede haber vivido aquel que se enfrenta a un botón y hace caer una bomba sobre tantos y tantos seres humanos e inocentes, qué es lo que crees que puede existir en este ser humano? ¿Qué es lo que crees que puede haber vivido en su vida para actuar así?  rechazo, menosprecio, insultos, agravios, … ¿comprendes cuánto y cuánto dolor puede sostener una persona para llegar hacer una barbaridad así? 


Esto es lo que te pido: que mires.  Comprendo tu rechazo, comprendo tu rechazo pero desde el corazón te pido que lo mires y te lo pido a ti porque sé que tu corazón puede abrazarlo, porque viniste con esta intención oculta y, en lo más profundo de ti sigue presente como el primer día, AMAR.  


Compadecerte de aquel que ha sufrido y ama. Es lo único que puede sacar a esta humanidad del camino que lleva.  


Por suerte es más de un camino el que se muestra ahora, por la Gracia Divina, por gracia divina es más de un camino el que se muestra ahora.  En un lado todas las personas están despiertas y con impulso original y puro de amar todo lo que haya delante de ellas, en otro aquellos que no ven la Luz en sí mismos, aquellos que tan solo ven y sienten oscuridad y, entre unos y otros, aquellos como vosotros que intentáis encontrar la Luz en el miedo más profundo.  ¿Comprendéis ahora en el lugar en el que estáis?  Vuestra parte luminosa es tan amplia, tan clara, tan cristalina, pero sin embargo todavía en vosotros la parte de oscuridad sigue resonando fuertemente con una parte de esta humanidad, de este inconsciente que está tan y tan presente.  Esa es la parte que os pido mirarla, por eso os propongo iros a vosotros mismos, buscar en vosotros mismos ese lugar en el que podéis sentaros simplemente para sentir, para comprender, para ablandar vuestro corazón y darle paso a todas estas cuestiones, dejar que todas ellas reposen en vosotros.  No tenéis que tomar decisiones precipitadas, no todo tiene que ser “ya para ya”,  la vida es larga, el mundo espera y el tiempo no existe.  Al fin y al cabo hablamos de un trabajo individual más allá de lo colectivo.  Quédate contigo en tu pequeño espacio, en tu pequeño cubículo y abraza y llora y llora, y llora por todos los que no pueden hacerlo, por todos los que tienen su corazón tan endurecido que no saben lo que son las lágrimas, llora por ellos, llora, llora.  


Siente la vida en ti, siente mi presencia contigo, siente tu Luz abrazándote.  Este es tu mayor capital, ¿te has dado cuenta? y sí, es cierto que en el ruido exterior existen también otros capitales, una economía como la actual ya destruida, un sistema que se regenera constantemente y que se abre a buscar distintos sistemas de financiación y esto es así.  Sin embargo no es de ese capital del que te hablo, aunque entiendo que es un capital importante, pero también aprovecho para decirte algo: esto no será un problema, no será un problema, vosotros lo habéis dicho aquí: pasasteis por una situación muy crítica ¿recordáis? una situación hace un tiempo, hace unos años, que parecía que todo se iba destruir, que la humanidad dejaría de existir, y sin embargo aquí estáis más fuertes que nunca, más libres que nunca.  Pues lo que llega, lo nuevo que llega, simplemente pasará igual que pasó lo anterior, y lo resistiréis e inventaréis nuevas formas, distintas formas de veros, de compensaros, capitales nuevos, distintos, …  Diferentes formas de sentir la reciprocidad en la acción están llegando, pero para ello, para ello tenéis que tener corazones abiertos y compasivos, para que puedan recibir las nuevas formas.  Sinó, sinó las nuevas formas acabarán siendo viejas formas como las de ahora.  


¿Comprendéis lo que os digo? si vuestros corazones no están absolutamente depurados y no habéis aprendido a vivir en esa Luz y en ese Amor, ¿qué sois? si no habéis aprendido a ver al otro desde vuestro propio corazón y reconocer la parte de vosotros que hay en todos aquellos y todas aquellas personas que hacen daño, que criminalizan, que instigan contra otros.  Hasta que no hayáis aprendido a ver la parte de ellos que hay en vosotros, no podréis ver la parte de Luz y Amor que hay vuestra en ellos.  ¿Comprendéis? Hasta que no podáis llegar a abrazar total y absolutamente desde el amor compasivo a esas personas, a esos dolores, a ese dolor, ¿cómo podéis abriros a otras formas de transitar con el capital como estáis hablando ahora? esos capitales nuevos, esas nuevas formas volverán a ser formas antiguas dentro de poco. ¿Comprendéis ahora la urgencia? ¿comprendéis ahora porque os digo que penséis, que os vayáis profundamente dentro de vosotros mismos y que busquéis vosotros mismos? 


Hace un momento os decía: buscad en vuestros bolsillos, todos tenéis algo, todos tenéis algo y sigue estando ahí, es lo que tenéis en vuestros bolsillos que florece, florece … ¿queríais pistas, queríais señales? 


Todo esto florece desde vuestros corazones, florece continuamente como hiedras, largas, enormes, llenas de margaritas de rosas, de azucenas y fijaos cuántos colibrís se acercan fijaos, absolutamente rodeados de flores, de animales de naturaleza al fin y al cabo de luz.  


¿Recordáis esta imagen donde un niño inocente, ingenuo, se acerca a un soldado con una flor? ¿comprendéis ahora a qué me refiero, creéis acaso que ese niño en su ingenuidad, en su inocencia, puede albergar algo que no sea amor ante la persona, ante el soldado que tiene delante? ¿Creéis que ese niño juzga sus actos? ¿Creéis que ese niño siente en su corazón el odio por saber que viene de matar a alguien, de hacerle daño a alguien, de culpar a alguien? ese niño solo es amor, sus bolsillos están llenos de flores, de rosas, de claveles, de margaritas …


Un ejército de Luz, un ejército de flores iluminadas.  


Haced la prueba: poned ahora una flor en vuestra mano, la más bella, pensad, imaginad cómo pintarla con los colores más hermosos, y ahora soplad suavemente, insuflarle la energía de Luz y Amor más elevada que podáis sentir y observad como esa flor se abre a emanar amor y amor, compasión, comprensión.  Mientras, en vuestra otra mano observad, pensad en aquella persona, aquella que os hizo más daño, que os causó más dolor, aquella que vuestro corazón todavía se resiste abrir, a confiar, y ahora observarlo, observad a esa persona, sentid la emoción que emana de vosotros, sed conscientes de ella.  Y ahora observa tu flor en tu mano derecha y entrégasela, entregale lo más hermoso de ti, ¿eres capaz?  lo más hermoso de ti, tu corazón más puro, tu amor más vibrante, entrégaselo con esa flor y ahora observa su reacción, observa su reacción.  


Quizás puedas ver como pequeñas lágrimas brotan de sus ojos, quizás tan solo la sorpresa, quizás una sensación, tan solo una sensación de sentirse amado, amada, y el calor que ello puede producir en sus cuerpos.  Volver a ser niños, volver a la ingenuidad, a la inocencia del amor por el Amor.  


Y ahora vuelve a ti, a tu pequeño rincón dentro de ti y piensa, siente, puedes ver como tu jardín continúa repleto de flores, flores para entregar envueltas en el amor más sublime, el que fluye siempre de un corazón despierto y ámalas, ámalas porque forman parte de ti, guárdalas, cuídalas, ocúpate de regarlas, de hablarles cada día, suavemente,  amorosamente para que se mantengan siempre así hermosas, bien cuidadas, entregando y entregando Amor sin fin.



Commentaires


bottom of page